Download PDF

 

José Manuel es un adolescente con la historia más triste del mundo. Tengo dieciséis años, nací en Cañete Imperial, soy el 6to hijo de 8 hermanos, todos somos hijos de padres diferentes, me crió mi abuela materna hasta los 6 años, aunque no me trataba bien yo la quería muchísimo, yo sé que era un niño muy inquieto y que merecía que me pegara porque le hacía muchas travesuras, una vez le rompí una tinaja de barro y ella me rompió la cabeza con un palo, en ese momento la odié, pero luego se me pasó. Lo más triste fue cuando ella se murió de un momento a otro, creo que le dio un infarto, entonces vino la mamá de mi papá y me llevó a vivir a Chincha, con unas hermanas de mi mamá, que me llevaban a vender pecanas y dulces al mercado y no sé por qué me daba vergüenza, yo quería ir al colegio pero solamente una señorita que vivía cerca de la esquina de la casa me enseñó a leer y me dijo que sería bueno que fuera al colegio. Cuando les dije a mis tías que quería estudiar, me dieron una paliza que no salí en tres días. Mi papá venía una vez al mes y decía que trabajaba en una mina, era el día más esperado, porque ese día era muy especial, mis tías me ponían ropa limpia y él me llevaba a pasear al mar y comíamos y nos reíamos juntos. Yo me quedaba muy triste cuando él se iba. Mis tías renegaban cuando me veían llorar. A mucho insistir me pusieron en un colegio no escolarizado mientras trabajaba para ellas en el mercado. Así llegué a terminar mi primaria, hasta que una noche en que el marido de ellas estaba muy borracho y yo tenía como diez años, él se acercó a mi cama y quiso manosearme, entonces grité y todos en la casa despertaron y el hombre dijo que me había encontrado rebuscándole la billetera. Esa noche me botaron de la casa.

Estuve varios días viviendo de lo que me daba la gente y me fui de ayudante de varios camioneros, fueron dos años en que conocí varios pueblos, cuando nos paraba la policía, yo decía que los camioneros, eran mi papá.

A los catorce años me fui a trabajar a Gamarra y así estuve hasta ahora en que ya terminé la secundaria por la modalidad no escolarizada. Sigo vendiendo en Gamarra ya me hice un pequeño negocio, y me averigüe por internet que mi papá me había inscrito en el seguro social, porque había noches en que de repente me despertaba con un miedo que me oprimía el corazón, parecía una pesadilla, me faltaba el aire, la vecina decía que era asma y me llevaban de emergencia, donde después de hacerme esperar casi hasta la madrugada, me medían la presión, me tomaban el pulso, me miraban los ojos, la lengua y me decían que no tenía nada, me tomaron electrocardiogramas y no se me quitaba la opresión del pecho ni la sudoración de las manos.

Muchas veces he regresado a Chincha calladito, con la ilusión de encontrar a mi papá, pero nada, ninguna vez lo he podido encontrar, también lo he buscado en Facebook, y no he podido encontrarlo.

Es por eso que me han derivado desde mi Policlínico, porque dicen que no tengo nada, que lo mío tiene que verlo el psiquiatra. Y aquí estoy para que me cure doctor.

Yo vivo con cuatro jóvenes que también trabajan y ayudan a pagar el cuarto, pero yo creo que se están cansando con todo lo que me pasa, porque no los dejo dormir bien y paran bostezando en sus trabajos, uno de ellos ya se mudó. ¿Usted cree que tenga curación? Una vez que me iba para la playa, casi me aventé del ómnibus en marcha, preferí regresarme caminando y no me gusta salir por el miedo a que me vuelvan estos miedos horribles. Ya no puedo con estos temores, parece que de un momento a otro me fuera a volver loco o que me vaya a morir de un patatús.

Le realizo una historia clínica completa, y le digo que el diagnóstico es un Trastorno de pánico y que sí tiene tratamiento. Le digo que regrese dentro de dos semanas con una cita adicional para ver cómo va, además de citarlo para las psicoterapias de grupo de los días martes.

Y también le digo que tiene mi número y que cuenta con la Emergencia del hospital las 24 horas del día.

Me quedo con una sensación de tristeza y pensando en que se puede hacer mucho más por estos jóvenes como José Manuel

Deja tu Comentario

comments