Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on Google+
Download PDF

Se acabó el suspenso, finalmente las familias de HUAPALAS (Chulucanas) podrán revivir las esperanzas de recuperar su Tierra, aquella tierra bendita que los vio nacer y que acoge en su lecho a muchos huapaleños que dejaron ahí su vida.
 
Ayer 03 de noviembre, será un día histórico para este pueblo, que vivió por muchos años con el fantasma del desalojo y la postergación de su desarrollo.
03 de Noviembre se logró la inscripción en registros públicos del predio de 3000 hectáreas con el título de propiedad Nº 02003771, con las partidas Nº 04005520 potrero uno Nº 04005521 potrero dos.
LA HISTORIA
 
En Chulucanas existe un pueblo llamado Huápalas. Huápalas afrontó desde hace muchos años una prolongada lucha por las tierras sobre las que está su pueblo donde hay una escuela, alumbrado público, local comunal y el asentamiento de más de 100 familias. E inclusive un cementerio, cuyas cruces más antiguas datan de inicios del siglo XX.
 
El problema por la tierra se inició cuando hace varias décadas, malos dirigentes y personas ajenas a la comunidad se adjudicaron los terrenos del pueblo y los transfirieron a un tercero. A tal punto, que gran parte del terreno sobre el cual se asienta el pueblo no pertenece a los pobladores, sino a una empresa agrícola, Negociación Agrícola Huápalas.
 
En ese contexto, Negociación Agrícola inicia un juicio de desalojo contra el pueblo de Huápalas, frente a lo cual el pueblo respondió judicialmente a través de otro juicio, solicitando que se les declare propietarios por habitar sobre esos terrenos por más de 100 años de manera pacífica, de buena fe, ininterrumpidamente y como propietarios. Es decir, una prescripción adquisitiva.
 
La lucha judicial del pueblo de Huápalas por la tierra ha transitado por casi todas las instancias del sistema de justicia. Del juez especializado en Piura, pasó a la Corte Superior y finalmente a la Corte Suprema. En primera instancia la justicia le dio la razón a Huápalas, en segunda instancia el fallo fue adverso y finamente el caso pasó a la máxima instancia.
Hoy hay algarabía en la población, el repechaje se acabó con un golazo de media cancha escribió el amigo Chachy Arevalo dando a conocer la noticia, se ha anotado ya la victoria en los registros públicos, la tierra perdida volvió a sus verdaderos dueños. Empieza una nueva historia para HUAPALAS.

 

Deja tu Comentario

comments