Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on Google+
Download PDF

Diego es un paciente de diecisiete años, que ingresa por emergencia traído por su madre, por presentar ideas de muerte,angustia, desesperación, insomnio global de 3 días de duración y sin ganas de vivir. Madre refirió que además presenta problemas de conducta asociado a consumo de drogas y que ya no quiere estudiar. Repitió primer año de secundaria varias veces y que desde junio ya no quiere asistir al colegio.

Durante los cinco días que estuvo hospitalizado, se le realizó la Historia clínica y se conversó con la madre en tres oportunidades. La última vez, la madre pidió el Alta, y le dijimos que el paciente no estaba en la cárcel, que ella, como madre podría llevarlo cuando ella quisiera del hospital y que en realidad el Alta es un procedimiento que corresponde al médico tratante. Que en este caso, se trata de un Retiro Voluntario, que de todas maneras le daremos las citas correspondientes y un documento en el que acredite que estuvo hospitalizado.

Ya desde el primer día, Diego se sentía muchísimo mejor, ya estaba pidiendo qué día le íbamos a dar de alta. Era el primero que se duchaba, limpiaba su cama, ingería su desayuno y estaba listo para la Visita Médica Matutina. Se mostraba muy seductor.

Al inicio aceptó consumir solamente marihuana, y poco a poco, fue diciendo que alguna vez consumió PBC, cocaína, jarabes de codeína (pero de esos no mucho doctor, porque la bajada era mala, y uno se queda como tonto), éxtasis y nada más doctor. Solamente me he quedado con la marihuana, porque además me permita comercializarla.

“Yo puedo traer hasta cuatro kilos de marihuana en mi mochila desde Huaral, allá me cuesta 500 soles cada uno, y si quiero lo puedo vender a 1000 soles en San Martín de Porres. Pero si me voy a Miraflores, allá me pueden dar hasta 4 mil soles. Pero eso es solamente a pedido. Lo que yo hago es juntarme 500 soles, y vender por pacos, pero cuando son patas que no conocen, les puedo mezclar la moradita con la Santa Marta y gano más. He tenido problemas con la policía, pero como soy menor de edad al toque me sueltan, mi mamá fue a sacarme, porque pedían que ella estuviera presente.

A mi edad yo sé manejar moto, carro, y me gusta hacer carrera de piques, allí se pasa piola. En la Costa Verde. También he disparado, he manejado varios tipos de armas porque hay que hacerse respetar: mini uzi, Akm, pistolas, revólveres, hasta una MGP he usado, que me la dejó en consignación un cliente de la marina. Si a mi me dijeran te pago mil soles o dos mil soles por matar a alguien, yo no sentiría sentimiento de culpa, yo lo haría sin pensarlo dos veces, lo único que me detiene es estar encerrado, no me gusta la cárcel.

En un buen día puedo hacer hasta 500 soles, pero en un mal día hasta 300 soles. Depende, por ejemplo los fines de semana la gente consume más, ahorita que estoy hablando de consumo, me roncan las tripas, es el gusano, es que anoche he soñado consumiendo con mis patas. Y la plata no me dura nada, guardo solamente para mantener el negocio y el resto lo uso para darme grandes fiestas como los mejores, las chibolas vienen como moscas por la plata, no sabe usted lo que pueden hacer por un celular. Yo me inicié sexualmente a los 12 años con una amiga de 18 años, y desde que empecé no paro, creo que estos días que estoy en el hospital es mi record de abstinencia sexual.

Le planteo que su diagnóstico es Dependencia a múltiples sustancias. Y me dice: yo no soy adicto, en cualquier momento puedo dejar las drogas, solamente que me gustan. Además doctor, yo me hospitalicé por depresión. Y le digo que eso fue reactivo a las discusiones que tuvo con su enamorada, que por equivocación ella le envió un video donde estaba besándose con otro chico. Me sentía morir doctor, pero no tanto porque me haya engañado, sino porque yo ya me estaba alucinando que ese video se iba a viralizar por todo el Perú, todo el mundo, y

yo iba a quedar como cachudo ante los ojos de los demás. Pero ya me siento mejor. Ya la he perdonado y hasta ha venido a visitarme.

Las veces en que la madre ha sido citada, se le ha explicado que Diego tiene una Dependencia a múltiples sustancias y que además es microcomercializador de drogas, y que se está perfilando una Personalidad psicopática. Que va a requerir un tiempo largo de tratamiento, y que lo mejor sería pasarlo a Clínica Contratada del Valdizán, donde va a recibir tratamiento por mayor tiempo. Y que vaya pensando en un algún lugar donde pueda recibir un tratamiento largo. La madre en la última cita, se molesta y dice: yo no creo que mi hijo sea consumidor, y si lo es, será como todos los chicos, en forma social, y menos creo que se dedique a la microcomercialización de drogas. Qué va a hacer con el dinero de las drogas, si ni se viste bien. No tiene buena ropa ni buenas zapatillas como para decir que se dedica a la venta de drogas. Además, el motivo por el cual lo traje, era por la profunda depresión que sentía y como veo que ya está mejor, pido el alta voluntaria, a lo que yo acoto que no se trata de un Alta voluntaria, sino de un retiro voluntario.

Nosotros nunca perdemos la esperanza en la recuperación de nuestros pacientes. Esperamos que se den cuenta de lo que les sucede y puedan pedir ayuda oportuna.

Deja tu Comentario

comments