Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on Google+
Download PDF

La epidemia del espectro autista

El último jueves, al término de la consulta ambulatoria hospitalaria, y al firmar los Partes diarios de atención, me doy con la sorpresa de que todos los pacientes atendidos tenían el código F84, que en la Décima clasificación Internacional de Enfermedades está considerada como Trastornos Generalizados del Desarrollo, y en la Clasificación Norteamericana son llamados Trastornos del Espectro Autista.

El autismo es una condición en la que el paciente se encuentra afectado básicamente en varias áreas de su desarrollo normal del niño. Tienen dificultad para desarrollar su motricidad gruesa y fina, demoran en hablar, presentan mirada esquiva y si por casualidad llegan a entablar un contacto visual, éste no se realiza por mucho tiempo, suelen tener fijaciones con algunos objetos en especial, como juguetes de dinosaurios, o dibujos animados con los que juegan en forma iterativa, a veces tienen conductas extrañas, huelen las mesas, saborean superficies extrañas, a veces tienen movimientos peculiares con las manos, o con el cuerpo. Actúan muchas veces como si estuvieran ciegos y no existieran los demás, aparentemente parecieran sordos, pero tienen dificultades ante los ruidos agudos como el de la licuadora, los petardos de año nuevo, juegan solos y tienen muy escasa interrelación social.

Generalmente los primeros en darse cuenta son los padres, porque los bebes no miran a la madre, satisfacen sus requerimientos de alimentación llorando o gritando de un momento a otro. Existen niños que se quedan mirando durante mucho tiempo cosas que giran, como los ventiladores, las ruedas de los carros o los juguetes “spinner” que están de moda y dan vueltas y vueltas.

Algunos especialistas aducen el incremento del diagnóstico de Autismo a que los profesionales están más alertas a los primeros indicios de los síntomas de los niños, a que han afinado el diagnóstico y lo pueden realizar mucho antes. Al parecer, el incremento del diagnóstico de Trastornos del Espectro autista, se debe a causas que todavía están en estudio y que todavía no sabemos a ciencia cierta.

Los trastornos del Espectro autista constituyen un abanico enorme, que va desde el autismo por decir profundo, hasta el autismo leve y más aún el síndrome de Asperger, que es un tipo de autismo llamado de alto rendimiento porque muchos niños con Síndrome de Asperger tiene un coeficiente intelectual bastante alto en un determinado campo que ha escogido el niño: por ejemplo ellos pueden ser especialistas en todo tipo de dinosaurios, otros en planetas y satélites del sistema solar, algunos son especialistas en números irracionales, otros en matemáticas muy complicadas o en algún aspecto de la física. Un

 ejemplo especial sería el famoso artista arquitectónico Stephen Wiltshire, que fue diagnosticado como autista y que dibujaba monumentos arquitectónicos y hasta ciudades enteras con solamente verlas una sola vez. Si consideráramos que el trastorno del Espectro autista es como si fuera un abanico, el síndrome de asperger constituiría una línea delgada de este abanico. Y si tomáramos en cuenta solamente a los niños con síndrome de Asperger, también tendríamos que son tan variados que también constituyen otro abanico amplio.

Algunas personas creen que están involucrados defectos de algunos genes producidos por factores ambientales, atribuyendo a los avances de la tecnología en el

 área de la Industria alimentaria, industria farmacéutica, a la industria tecnológica actual y a varias situaciones que influyen sobre el medio ambiente. Lo cierto es que todavía no sabemos las causas de este incremento de personas con síndrome del espectro autista.

Personalmente creo que estamos ante una epidemia que se va incrementando cada día y cuyas causas no conocemos con exactitud y que es tiempo de que las autoridades nacionales e internacionales realicen los mayores esfuerzos para investigar lo que está sucediendo a nivel mundial y así disminuir el número de personas afectadas.

Por lo pronto, si tenemos un familiar con esta dificultad, lo que podemos hacer para ayudarle es intervenir tempranamente para que este niño reciba Terapias enfocadas en el desarrollo de habilidades de comunicación, sensoriales, discriminación motora fina, socialización con sus pares, y habilidades cognoscitivas. En el Perú, también se ha reunido una asociación de Padres y Amigos de personas con Autismo (ASPAU PERÚ), que brinda ayuda a los padres que todavía no conocen exactamente en qué consiste el Autismo.

Esperemos que los investigadores encuentren el aliciente para tener mayores conocimientos acerca de este problema que se incrementa en forma vertiginosa en nuestras sociedades.

Deja tu Comentario

comments