Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on Google+
Download PDF

La combi parrandera

“Yo solamente le di permiso a mi hija Sonya, para que vaya con tres amigas a almorzar para celebrar la finalización del año escolar el día sábado 16 poco antes del mediodía. Son niñas de su misma edad que han terminado Secundaria juntas. Yo nunca le he dado permiso ni para ir a comprar a la bodega de la esquina, pero como vinieron esas niñas de confianza, y me aseguraron que regresarían a las 3 de la tarde, dejé a un lado mis temores y le di para el almuerzo, el taxi, y para algo más si se le antojaba.”

“Fuimos a almorzar con mi amiga Mili que vive cerca de mi casa, con Katty que vive un poco más lejos, y con Mary que antes vivía cerca a mi casa, pero que por motivos de separación de sus padres se ha ido a vivir a San Juan de Lurigancho. Nos fuimos a almorzar pollo a la brasa, aquí en Surco, por el óvalo de Higuereta. Nos estábamos riendo de todas las cosas que nos había pasado durante los cinco años que estudiamos juntas en la secundaria.”

“A las 3 y media ya me estaba preocupando porque mi hija no utiliza celular, justamente le iba a regalar uno para esta Navidad. Llamé a las demás madres y me dijeron que no me preocupara, que todas las demás habían llevado su celular y me dieron el número. Empecé a llamarlas y ninguna de ellas me respondía. Hasta que por fin como a las 4 me respondió la niña Mary y me dijo que las disculpara que su mamá le había dado dinero para invitarlas al cine a sus amigas, que iban a estar en Miraflores”

“Yo ya estaba asustada porque en realidad no habíamos ido al cine, Mary había ido con su enamorado al almuerzo y con otro chico más que hablaba hasta por los codos, muy buena gente ellos, nos cayeron bien al toque. Mary nos dijo para ir a conocer su nuevo barrio que era bien chévere, nos dijo que llegaríamos rápido en el tren eléctrico y que regresaríamos en un dos por tres”.

“Como a las seis de la tarde, calculé que ya debía haber terminado la película y le timbré al celular de Mary y timbraba y timbraba y no respondía, así que decidí darles una hora más hasta que terminara la película. Las otras dos chicas nunca me respondieron. También llamé a las madres de las otras chicas y me dijeron que no me preocupara, que así son los chicos de hoy, que salen a almorzar y que luego se van a pasear por Miraflores, se meten al cine y que luego regresan a la casa como a las 8 de la noche. Me dio vergüenza decirles que a mi hija solamente le había dado permiso hasta las 3 de la tarde”.

“Recuerdo que fuimos a la casa del enamorado de Mary, allí nos invitaron gaseosa y unos tragos dulces bien ricos, que nos marearon un poquito, yo estaba preocupada por mi mamá, pero mi amiga Mary me dijo que no me preocupara porque ya había hablado con mi mamá y le había dicho que íbamos a ver una película en Miraflores. Los chicos pusieron música de perreo, pero como esa música no me gusta, no bailé. Solamente bailé una pieza de Trap.”

“Yo tengo un amigo que tiene una combi bien bacán, dijo Alejandro, el amigo de Mary, lo voy a llamar y le voy a decir que venga con otro pata más para estar en parejas. Le voy a decir para pasearnos por el Rímac, para subir al Cerro San Cristóbal desde donde se puede ver casi todo Lima, es alucinante, y luego las llevaremos a sus casas. La vamos a pasar recontra chévere”

“A las diez de la noche ni siquiera las demás mamás me respondían, les marcaba el número fijo y el celular y ninguna de ellas me respondía. Así que le dije a mi esposo que como nadie respondía y como mi hijita Sonya, nunca ha salido hasta esas horas de la noche, le dije que fuéramos a poner la denuncia policial por desaparición de menor, pero ni caso nos hicieron, me dijeron eso ya no es novedad para nosotros, muchas chicas y chicas salen a celebrar y regresan a sus casa al día siguiente”.

“Cuando llegó Marco el chico que manejaba la combi, también vino Jorge, un chico que me cayó simpático desde que lo vi. Además que en cada momento me preguntaba si me sentía

bien y yo le decía que me sentía bien. Colocaron música en volumen alto, luces de todos los colores y hasta nos invitaron unos tragos un poquito más fuertes. La combi paseaba por el centro de Lima. Y el tiempo se escurrió hasta que solamente veía luces de la noche. No recuerdo qué hora sería, pero imagino que cerca de las ocho de la noche en que me preocupé un poquito por mi mamá, pero ya no me importaba nada porque ahora Jorge me estaba abrazando y pensé que por fin había encontrado mi alma gemela”

“En Miraflores, en el Tópico de Medicina del Hospital de Emergencias Casimiro Ulloa, siendo las 22:45 horas del 17DIC2017, tomadas las generales de Ley a tres señoritas anteriormente mencionadas, que acaban de despertar después de haber estado bajo los efectos del alcohol y algunas pastillas, se disponen las diligencias ordenadas por la Señorita Fiscal, para abrir la investigación respectiva, por los supuestos delitos de Violación sexual, Delitos contra la vida y la salud – exposición de personas en peligro. Ya que fueron encontradas semidesnudas en estado de inconciencia, en plena calle, por un patrullero de la PNP del distrito de Surco a las 11:25 horas del 17DIC2017”.

Deja tu Comentario

comments