Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on Google+
Download PDF

Cuando los padres pelean

Es muy raro ver policías llevando a pacientes a su consulta en psiquiatría. Esas veces los llevan esposados y con varios efectivos policiales.

La semana pasada observé que llegaron dos policías con sus chalecos y acompañados por una procesión de familiares, querían hablar con el jefe.

Un grupo de familiares levantaba la voz y decía que tenían secuestrada a una menor María Josefina a la cual su padre la había hospitalizado sin consultarle a la madre.

El otro grupo decía que María Josefina se había querido suicidar porque la madre mucho la maltrataba.

El jefe habló con los policías, el abogado de la Institución, y con Historia clínica en mano, nos dimos cuenta que el motivo de la hospitalización había sido intoxicación por diazepam. María Josefina había tomado dos blíster de diazepam con el propósito de dormir y ya no escuchar más la pelea de sus padres.

Llamaron al Fiscal y dijeron que como el padre tenía la Tutoría legal de María Josefina, él si podía haber firmado el Consentimiento informado de la hospitalización.

Cuando bajamos a la Sala de hospitalización, los padres y sus familiares respectivos volvieron a hacer prácticamente una campaña campal dentro del hospital, con insultos y todo.

María Josefina estaba ya despierta, después de tres días del ingreso al hospital y cuando le planteamos que iba a tener un alta rápida que probablemente en dos o tres días saldría de alta, empezó a escuchar las peleas de los padres y de sus respectivos familiares. Ella procedió a taparse los oídos, y meterse en su cama debajo de las colchas.

Es en ese entonces que llamamos aparte a los padres y les dijimos que ambos tenían suspendida las visitas porque no pueden controlarse delante de su hija, ni delante de las licenciadas enfermeras ni respetando a los demás pacientes.

Después de una hora de hablar con los padres, por fin aceptaron acatar la indicación de que no podrían visitar a María Josefina durante una semana.

Cuando se fueron María Josefina volvió a ser la misma de antes. Decía que estaba harta de que sus padres trataran de resolver sus diferencias mediante gritos peleas o artilugios legales. Ratificó que no quiere quitarse la vida, que había

tomado el diazepam con la finalidad de dormir y no escuchar las quejas de sus padres.

Después de realizar la Nota de Evolución, ella, sonriente, me pregunta: Doctor, ¿no me puedo quedar hospitalizada un par de meses por lo menos?

Deja tu Comentario

comments