Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on Google+
Download PDF

Esta es una relación compleja que no puede entenderse desde la racionalidad. Se explica cuando el psicópata encuentra a su complementario. No otro psicópata, sino una persona que mantiene con él una relación de sufrimientos y satisfacciones inconscientes (dentro del displacer hay un goce inconsciente y difícil de determinar de manera racional). Para poder entender mejor este último tipo diríamos que aquí el psicópata encuentra a aquel individuo que le satisface y le complementa, al tiempo que el complementario también pasa por el mismo proceso. De este modo, entre ellos dos, se establece el llamado, circuito psicopático (un anclaje de roles inconscientes). Para el complementario, da la impresión de que se relaciona con el psicópata desde la angustia y utiliza formas de queja, como la justificación (me ha hecho esto pero era culpa mía) o minimización (me ha pegado pero no es nada). Algo les une y dentro del dolor de la relación hay un goce, no consciente. Para el psicópata es una manera de llenar vacíos interiores, pero sacando a la luz las más primarias oscuridades.

Hugo Marietan

 

María del Carmen es una enfermera de 48 años de edad, tiene tres hijos varones y un matrimonio exitoso a vista de los demás. Me ha pedido una consulta y al final no me ha quedado clara la situación acerca del motivo por el cual la pide. De todas maneras al final le digo que le convendría iniciar psicoterapia con Dr. Mario Ledesma, que es uno de los mejores psicoterapeutas que conozco.

“Lo nuestro fue un amor a primera vista, él era el médico jefe del hospital y yo la enfermera nueva recién egresada, él tiene 6 años más que yo. Me gustaba conversar con él, de sus sueños de viajar por el mundo, de tener empresas propias, su propia clínica y me incluía a mí. Hacía locuras que me gustaban, por ejemplo pedirme la mano en plena estación de enfermería con su ropa de cirugía y un ramo de hermosas rosas rojas, no le importaba que todos estuvieran presentes. Mis compañeras me decían cómo te vas a meter con él sabiendo la persona que es. Y yo lo justificaba diciendo que es porque así es la función del jefe en el trabajo, pero que dentro tenía un corazón de algodón. Me contaron que cuando hizo su Serums en un Centro de Salud de un cerro de Lima, se adueñó de un consultorio, se escapaba del trabajo y solamente atendía a los comerciantes que pagaban bien. Me dijeron que nadie podía denunciarlo porque le tenían miedo, era muy vengativo. Pero yo no creía nada a mis compañeras envidiosas”

 

“A poco de conocernos me propuso matrimonio y mis tres hijos se llevan un año entre ellos. Y todo nos iba bien. Los negocios prosperaban. Nos dedicamos a empresas de Ayuda al diagnóstico médico, análisis de sangre, radiografías, tomografías etc. Tenemos empresas en varios sitios: en San Juan de Lurigancho, en Los Olivos, en Ate Vitarte y en San Juan de Miraflores. Nosotros vivimos en El Olivar de San Isidro”.

“Cuando nació mi tercer hijo lo que me llamó la atención fue que me dijo para divorciarnos de mentiritas, porque había descubierto que una mujer le había dicho que tenía un hijo de 8 años y no vaya a ser que quiera quitarnos lo que con tanto esfuerzo hemos conseguimos. Yo estuve de acuerdo, pero lo que veía era que estábamos realizando un divorcio verdadero, sin que lo sepan nuestras familias. Yo así lo dejé. Después me di cuenta verdadera que trataba muy mal al personal, a muchos los contrataba por un tiempo y los volvía a contratar para no pagarles

 

sus beneficios laborales. También compraba material y vendía al Estado sobornando a los encargados de las adquisiciones y cuando yo le decía que eso no estaba bien, con su voz melodiosa me decía: no seas tontita, para qué pagar esos impuestos si de frente van para los bolsillos de los parlamentarios y los del gobierno que sí son verdaderos corruptos.”

“A nuestros hijos los ha puesto en los mejores colegios y Universidades, él quiere que continúen con el negocio familiar, pero solamente el primero está interesado, el segundo quiere ser poeta, y el tercero sociólogo y creo que he venido acá porque ya no aguanto que él maltrate a mis dos menores hijos diciéndoles que son buenos para nada, que no les va a dar para estudiar, que se las busquen ellos solos como él lo hizo consigo mismo y ese mismo día que mis hijos no estuvieron presentes, discutimos y me arrastró hasta la piscina y yo creía en ese momento que me quería matar, pero luego, se fue al salón de música y se puso a escuchar discos y a tomar wiski”

“Y yo no puedo hacer nada porque me siento atada de pies y manos, todas las empresas están a su nombre o a nombre de alguno de sus familiares, tampoco quiero decirle a mis hijos porque sé que los tres se pondrían de mi lado y maltratarían a su padre. Ellos aguantan hasta terminar sus estudios. Ellos deben sospechar algo porque me han dicho que apenas terminen sus carreras nos vamos a ir de la casa de El Olivar y nos vamos a mudar lejos de él. Pero no me gustaría dejar los negocios que tengo a cargo, yo creo que me los merezco porque he trabajado duro. A veces pienso que él tiene razón, me demoro algunas veces con los papeleos y también he dejado pasar muchas buenas oportunidades para hacer crecer los negocios”.

“Yo todavía creo que dentro de él todavía está el hombre que yo conocí, que puede tener la oportunidad de cambiar. A veces trata mal a mis hijos, pero luego les está comprando celulares, computadoras para sus juegos, o les dice que pueden realizar fiestas en la casa. Entonces les compra muchos tragos a ellos y a sus amigos y se pone a tomar con ellos, dentro de la piscina.”

“En realidad no sé por qué he venido a pedirle esta consulta, será porque sospecho que sí tiene un hijo fuera de nuestro matrimonio o porque eso fue una patraña o porque ya estoy harta de que me humille, aunque no lo hace delante de los demás ni de mis hijos. También estoy harta de que humille a mis hijos. Creo que viniendo aquí se he han aclarado más las ideas, voy a tomar en cuenta su recomendación y lo pensaré”.

Deja tu Comentario

comments