Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePin on PinterestPrint this pageShare on Google+
Download PDF

DIARIO CORREO

Las empresas a cargo de su ejecución y supervisión iniciaron procesos pidiendo la amortización de supuestos servicios prestados. En algunos casos, el Peihap realizó pagos adelantados y ahora exige que se le devuelva el dinero

Desde que se inició el Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenergético del Alto Piura (Peihap), en el año 2010, el Gobierno Regional de Piura no ha podido avanzar con la ejecución del primer componente, que comprende la construcción de un túnel de trasvase de 13 kilómetros y la presa derivadora de Tronera Sur.

Todo lo contrario, las empresas que han tenido a cargo su ejecución y supervisión han iniciado procesos de arbitraje para solicitar amortizaciones por supuestos servicios prestados o para no devolver pagos adelantados. El monto en disputa asciende a casi S/400’000,000.

PRIMER ARBITRAJE. El primer arbitraje lo inició la contratista brasileña Camargo Correa el 16 de julio de 2012, fecha en que solicitaba el pago de S/137’000,000 al Peihap por gastos generales y ampliación de plazo.

Sin embargo, tras prolongar el proceso hasta la actualidad, la empresa ha incrementado el monto solicitado a S/300’000,000 por concepto de indemnización por daños y perjuicios y otros.

El actual presidente del directorio del Peihap, Pedro Mendoza, ha señalado que Camargo Correa es quien debe devolver a la entidad el monto de S/73’000,000 que se le entregó como pago de adelanto, ya que después de dicho pago dejó sin efecto el contrato.

“Se han quedado con un adelanto y tienen que devolverlo. También se han quedado con los campamentos. Eso está en controversia porque la actual contratista ha tenido que construir otros. En el contrato decía que la empresa tenía que negociar los campamentos y es una cláusula ilegal, porque lo que se hace con dinero del Estado es del Estado. Todas las irregularidades de ese contrato son responsabilidades de la Unops y de la gestión que elaboró y modificó ese contrato para favorecer a la empresa”, indicó.

De acuerdo al gobernador regional, Reynaldo Hilbck, este proceso, que es llevado por la Procuraduría Ad Hoc en procesos arbitrales del Gobierno Regional Piura, en el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Lima, debe culminar a fines de año.

“Los arbitrajes no detienen el proyecto, son controversias que se dilucidan con un árbitro. No es una tensión, es una forma de resolver controversias. A fin de año debería estar culminando el proceso”, mencionó.

MÁS PROCESOS. El Consorcio Ingeniería Alto Piura, encargada de realizar la elaboración de los diseños definitivos para la construcción de la presa Tronera Sur y túnel trasandino en el 2011, también inició un arbitraje contra el Peihap por el concepto de gastos generales y valorizaciones no reconocidas, por un monto de S/2’745,060. En este caso, el tribunal arbitral falló a favor de la empresa. No obstante, la entidad ha decido ir a juicio.

Por otro lado, el Gobierno Regional de Piura también inició en el 2014 un proceso de arbitraje contra el primer consorcio que tuvo a cargo la supervisión del Proyecto: Consorcio Supervisión Alto Piura, porque se le pagó S/5’000,000 cuando no le correspondía.

“A ellos se les contrató para supervisar los accesos y el túnel, pero el túnel nunca empezó. Allí se les ha pagado de más. Ellos han supervisado caminos, accesos y la galería. Ellos podrán decir que se les pagaba por avance y de manera mensual, pero tienen que devolver el dinero”, indicó Mendoza.

NUEVO ARBITRAJE. Tras retomar la ejecución del primer componente del Peihap, la actual contratista Obrainsa Astaldi ha iniciado un proceso de arbitraje por S/5’000,000 por concepto de gastos generales y ampliación de plazo. Esto porque, supuestamente, la entidad no cumplió con entregarle operativa la línea de transmisión que construyó Camargo Correa, lo cual conllevó a que la perforación del túnel trasandino -ruta crítica- se paralice en los 150 metros.

La contratista ha presentado reiterativamente -y a solicitud del Peihap- tres propuestas de adicionales por alquiler de grupos electrógenos para continuar con los trabajos: de S/24’600,000, S/15’000,000, y S/5’800,000; los cuales fueron denegados por el gobierno regional.

Ahora, luego de tres meses de paralización, el Peihap ha reconocido que es Obrainsa Astaldi quien debe operativizar la línea a través de un mantenimiento correctivo.

Por ello, de acuerdo al cronograma de trabajo, la empresa deberá iniciar los trabajos de perforación usando la línea el 1 de abril de este año. No obstante, ha pedido un nuevo adicional por el cambio de piezas deterioradas de la línea, cuyo monto ascendería a S/500,000.

“Como en toda obra hay arbitrajes que se someten, y dependiendo de lo que resuelva el árbitro se paga o no, pero ello no significa que se paraliza la obra, sino que ésta debe continuar, porque el arbitraje es un proceso que se sigue aparte”, afirmó el nuevo gerente general del Peihap, Marco Vargas.

Desde el 2010 hasta noviembre de 2016, el Estado peruano ha gastado más de S/300’000,000 en la ejecución del Componente I “Construcción Presa Tronera Sur y Túnel Trasandino” del Peihap. Sin embargo, debido a presuntas irregularidades y deficiencias en la elaboración y actualización del expediente técnico, el avance físico de la obra solo alcanza el 5.3%.

A pesar de ello, el presidente del directorio del Alto Piura ha señalado que el proyecto es rentable. “Lo más probable es que se acumulen los arbitrajes. El proyecto como todo proyecto tiene controversias y tiene momento en que se producen paralizaciones y hay que superarlas. A pesar de lo que se ha desembolsado, creo que el proyecto es económico. El metro de Lima, por ejemplo, cuesta diez veces más que el Alto Piura. Nuestro proyecto es barato”, finalizó.

Deja tu Comentario

comments